Loading…

¿Tu atención está en forma?

Hace un par de semanas nos tocaba informarte de que probablemente no tuvieras unos reflejos de superhéroe. Ahora que ya hemos asumido que nuestra capacidad de reacción quizás no sea TAN maravillosa y veloz como pensábamos, toca poner a prueba nuestra capacidad de percepción y atención.

¿Te consideras una persona perspicaz? ¿Crees que no se te escapa detalle? Eso puede ser así, y no seremos nosotros los que lo pongamos en duda. En vez de eso, dejaremos que lo averigües tú mismo con unos sencillos juegos.

Seguramente ya habrás visto este vídeo alguna vez. (Incluso si es así, sigue leyendo hasta el final. Puede que te sorprenda su procedencia).

Es una prueba de atención sencilla. Tienes que contar el número de veces que los jugadores del equipo blanco se pasan la pelota entre ellos. Dale al play, vamos a ver qué tal se te da.

En el propio vídeo te dan la solución. ¿Has acertado?

¡Enhorabuena!

¿Y la segunda parte?
De manera muy desconcertante, justo después de decirte cuántas fueron las veces exactas que el equipo blanco se pasó la pelota entre sí, te preguntan por el oso que baila el moonwalking.

En ese momento solemos pensar: “¿Oso? ¿QUÉ OSO?”.

Efectivamente, hay una persona vestida de oso que cruza la escena bailando. La primera vez que lo vemos no solemos reparar en él, aunque cruza por el medio de la pista. Pero la segunda, cuando ya no estamos pendientes de la pelota,  es imposible no verlo. ¿Qué está pasando?

Este fenómeno se denomina “ceguera por falta de atención”, y tiene un alto impacto en los accidentes de circulación, ya que es una de las explicaciones de que hablar por el móvil mientras se conduce sea causa de atropellos o colisiones. Simplemente, si tu atención está puesta en otro lado (aunque sea parcialmente) no ves todo lo que sucede.

¿Quieres una segunda oportunidad? Vamos allá. Este emula la típica escena de Cluedo, donde tienes que averiguar quién ha cometido el crimen.

¿Qué tal esta vez? ¿Te has percatado de los cambios en escena? Da rabia, pero no siempre se ven todos los detalles.

Como os decíamos, tal vez conocierais alguno de estos vídeos, pero raramente se ven hasta el final. Si lo hacéis, os daréis cuenta de que ambos forman parte de una campaña para reducir los atropellos a ciclistas, que son un estímulo visual mucho más pequeño que otros vehículos y que, por tanto, padecen en mayor medida esta ceguera por falta de atención de los conductores de vehículos a motor.

Nos demuestran que es muy fácil perder detalles que no nos esperamos. Los buenos conductores no usamos el móvil mientras conducimos, y punto. Veamos o no veamos el oso bailarín, sabemos que los riesgos son demasiado altos.

Deja un comentario

-->